Prácticas no laborales de formación en la Comunidad de Madrid

por | Última actualización el 30 Jan 2021 a las 3:49PM | Publicado el 28 Jan 2021 | Curiosidades, Empleo, Opinión, Profesión | 0 Comentarios

Prácticas no laborales en la Comunidad de Madrid

¿Prácticas de formación a distancia a través de internet? Por Saticón, Plumbicón y Viricón, ¿a quién se le habrá ocurrido tal atrocidad?

Ayer recibimos una llamada que no nos ha dejado indiferentes. Se trataba de una escuela de formación que nos consultaba acerca de la posibilidad de acoger alumn@s para que pudiesen realizar una serie de horas de prácticas no laborales como culminación de sus cursos de formación.

Estos cursos de competencias profesionales los imparte la Comunidad de Madrid a través de escuelas, asociaciones o centros de formación profesional y artística, y una de las condiciones para completarlos es que realicen una determinada cantidad de prácticas profesionales no remuneradas en un entorno real. La idea es tan magnífica como pésima es la normativa que rige dichas prácticas.

Si esto que vamos a contar cambia en el futuro -ojalá suceda-, el mundo será un lugar más amable, pero parece que la situación está así a día de hoy.

Prácticas en el año 1998

Así fue la primera experiencia laboral en un estudio de arquitectura de quien escribe este texto: curso segundo de arquitectura recién estrenado, windows 98 en los ordenadores y en los cines estrenaron la que seguramente siga siendo la peor película de la historia.

La Comunidad de Madrid tuvo a bien concederme una plaza en un curso de 800 horas de Autocad r.14 que parecía que no iba a acabar nunca, pero que me abrió la puerta a un mundo mágico. Por supuesto no me refiero al CAD, sino a la pasión por lo geek, la programación, la tecnología, el 3D y las malas artes digitales.

Ese curso finalizaba con unas prácticas no remuneradas en un estudio, empresa, ingeniería… y Gitec 98 fue la que me tocó. Un minúsculo estudio regido por una arquitecta y su ayudante aparejadora. Siempre me trataron de modo exquisito, me preguntaban lo que me gustaría ir aprendiento, nunca me pidieron ni exigieron nada y hasta me prestaron un ordenador.

En comparación con los latigazos que recibiámos cual galeotes un día sí y otro también en la Escuela, aquel trato fue como el que se tira de una cornisa en llamas y aterriza en un remolque de plumas de ganso. Pero además de eso, lo recuerdo como una experiencia profesional muy interesante ya que con 19 años pude empezar a ver proyectos de ejecución y una situación laboral 100% real.

Esto sucedía hace 22 años. No teníamos ni teléfono móvil ni internet en casa, pero yo podía llevarme cuando lo necesitaba la tarea a casa en disquetes de 3,5″ y hacer mis cosas desde allí.

Prácticas en el año 2021

En la web de la Comunidad de Madrid hay una página referente a cursos de formación en la que aparece el siguiente mensaje:

Atención: con motivo de las medidas preventivas y recomendaciones de salud pública de la Comunidad de Madrid como consecuencia de la situación y evolución del coronavirus (COVID-19), se comunica que la impartición de la formación presencial se podrá impartir por las entidades de formación y empresas adjudicatarias a través de «aula virtual», todo ello según lo dispuesto en la ORDEN de 17 de abril de 2020, del Consejero de Economía, Empleo y Competitividad, por la que se establecen medidas extraordinarias para hacer frente al impacto del COVID-19 en materia de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral.

Es verdad que no es lo mismo un curso de Facturaplus que un módulo de Artes aplicadas al muro. Pero la llamada que recibimos era sobre una formación digital de «Representación de proyectos de edificación», unas competencias con absoluta relación con nuestro trabajo y cuya herramienta principal es un ordenador o una estación de trabajo.

La mala noticia es que ni con una pandemia sobre nuestras cabezas, ni con la necesidad de restringir el desplazamiento y los contactos, con toda la tecnología disponible y con la resaca económica que nos va a venir en breve, a estos alumnos no se les permite que puedan realizar sus prácticas a distancia.

Sencillamente nos lo podíamos creer. Que la Comunidad de Madrid diga que el 100% de las horas de prácticas de éste y otros módulos deban ser presenciales tiene un componente macabro.

Gráfica de datos coronavirus prácticas Comunidad de Madrid

Estamos en unos días que provocan miedo. Puede que no a todo el mundo; a nosotros bastante. Pese a todo, sí estaríamos dispuestos a poder acoger a un alumno/alumna y de algún modo devolver el servicio que hicieron con aquellos estudiantes que fuimos. Como decía nuestro profesor Juan Herreros en aquel magnífico artículo de la revista EXIT, la inversión que hace el Estado en la formación de cada uno de nosotros hay que devolverla. Una parte de esa inversión a futuro la podremos medir con la eurocalculadora, pero hay otra que por más que algunos nos intenten engañar, no se devuelve sólo con dinero. Es otro tipo de deuda que algunos no comprenden. Se necesita devolver algo más

Sin embargo, nos parece que lo más razonable en estas circunstancias es que una buena parte de la formación que puede recibir un alumno en un estudio como el nuestro por ejemplo, sea a través del una webcam, un micro y una cuenta de correo. Que no nos resulte extraño ni estrafalario pues así es el mundo real.

Una normativa que obliga a los alumn@s a hacer prácticas presenciales con un ordenadors tiene que haber sido dictada por ese funcionario que todas las mañanas pide a su subordinado que le imprima todos los correos electrónicos en papel. Para leerlos mejor…

Todo va a salir bien. 🌈 Salud.

¿Te ha sido útil, te ha interesado o gustado este artículo?
[Total: 4   Promedio: 5/5]

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Textos del blog: