La Iglesia de Santa María -en sus tiempos “La Mayor” es una singularidad en medio de esa perla que es la ciudad de Lorca, una ruina cerrada cualquier tipo de público situada en los denominados “barrios altos” de la ciudad de Lorca. En las siguiente líneas intentaremos describir el estado de esta construcción abandonada y ruinosa que vimos parcialmente consolidada durante nuestra visita haciendo, además, algunos comentarios sobre nuestro trabajo de estudio y documentación.

El pasado día 2 de octubre se publicó en la Plataforma de la Contratación del Estado el anuncio de licitación y esta misma mañana ha aparecido publicado en el BOE el correspondiente anuncio oficial y el respectivo pliego de condiciones. Esta obra de Recuperación de la Iglesia de Santa María de Lorca y rehabilitación de su entorno pretende el inicio de la reactivación urbana de la zona a la par que volver a intentar instaurar la sede de la Asociación Cultural “El arte del bordado de Lorca y su puesta en escena en los desfiles bíblico pasionales”. Este proyecto -desbaratado a causa de los daños ocasionados por el terremoto acontacido en la primavera de 2011- defendía la candidatura con la que el bordado lorquino lucha para ser declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Una de las metas de esta organización es que, tras estas obras de recuperación, esta iglesia de Lorca pueda albergar una exposición permanente. Esta muestra trataría sobre este tipo de bordado tan característico y sumaría un enorme interés al que actualmente tiene ya el templo como punto importante dentro de la llamada “Ruta de las Iglesias de Lorca”.

Esta Iglesia de Santa María fue la más importante de la ciudad hasta 1533 tras la construcción de la Colegiata de San Patricio. Corrió la misma suerte que la mayoría de iglesias y conventos de Lorca durante el inicio de la Guerra Civil. Fue objeto de actos vandálicos, pasto de las llamas y de una situación de abandono posterior de la que nunca se ha recuperado. Al contrario que otras iglesias lorquinas que sí lograron ser devueltas a su estado anterior, Santa María permaneció en ruinas, lo que la ha llevado a un imparable agravamiento de su estado de conservación. El elemento que mejor explica este hecho es la casi total ausencia de cubiertas desde su pronto derrumbamiento hasta la actualidad.

En 1967 y 1970 respectivamente, Pedro San Martín Moro elaboró un primer proyecto de consolidación y limpieza de las ruinas de la Iglesia de Santa María y un posterior Proyecto de Restauración de la misma. Aquel consistió en una limpieza y desescombro de las naves, descargando arcos y fragmentos de bóvedas, además de un primer zunchado preventivo de la torre del campanario. El segundo proyecto -mucho más ambicioso y necesario- fue la continuación del primero con una restauración completa del templo aunque por falta de interés y financiación se quedó en una serie de labores de emergencia.

En marzo de 2010 se inicia una primera fase de trabajos dentro de un proyecto conjunto de “restauración y adecuación al uso turístico” que consistió en una suerte de trabajos de excavación. Esta labor arqueológica de subsuelo y paramentos fueron llevados a cabo antes del grueso de trabajos de consolidación y rehabilitación del monumento, que conformaron la segunda fase. Dichos estudios arqueológicos proponen una interesante hipótesis: la de que en el mismo lugar en el que se sitúa la iglesia estuviese también la mezquita aljama de la ciudad durante los siglos XII y XIII, a partir del descubrimiento de los restos de un edificio de época almohade con gruesos muros y aljibes que dejaban paso a un gran espacio abierto.

propuesta-tecnica-recuperacion-iglesia-lorca-murcia-paramentos-estudios

Este proyecto se empieza a plantear en el año 2004 desde el propio Plan General de Ordenación y desde el PIBAL (Plan Integral para los Barrios Altos de Lorca) aunque no se inicia hasta seis años después, cofinanciado con Fondos Europeos de Desarrollo Regional. Truncado totalmente por el terremoto del año siguiente, aún se pueden ver pobres y rápidas reparaciones del verano de 2011 realizadas sobre zonas restauradas tan sólo unos meses antes. Este hecho concreto es singular, poco frecuente en la rehabilitación patrimonial e importante en el análisis del actual Proyecto de Ejecución.

La presente obra de recuperación, con número de expediente de licitación 201500000090 y clasificación K7e, estará financiada íntegramente por el ministerio de Fomento a través de su Programa de Rehabilitación Arquitectónica con un importe de licitación de 1.132.752,75 euros (precio de licitación con IVA: 1.370.630,83 euros). Desde la propia página web del Ministerio se pueden descargar tanto su Proyecto de Ejecución como el Estudio de Seguridad y Salud complementario.

Se trata no solamente de una segunda fase de restauración sino también de una revisión de los trabajos de urgencia de 2011, pues estos se hicieron rápido y dando prioridad a cualquier factor estabilizador al que agarrarse, sin importar las consecuencias. De la consolidación parcial de 2010 a lo que hoy puede examinarse en algunos elementos como arcos, rellenos o coronaciones queda una gran parte de la que se desconoce su estado. Hablamos especialmente del trasdós de algunas de las bóvedas, del comportamiento de los muros de la torre en este último quinquenio y de la cimentación de pilares y muros.

Del proyecto de Santiago Pastor Vila y de Vectia Ingeniería SL habría mucho que decir dentro de los límites de la crítica a una intervención en un edificio histórico de primer nivel y con una fascinante historia detrás. No tiene la categoría de BIC pero sí es un inmueble que goza de una protección integral del máximo nivel. El profuso “catálogo” de materiales, sistemas y soluciones contructivas empleadas pertenecen a tipologías y registros diferentes, algo bastante poco usual cuando hablamos de Patrimonio Histórico.

Tras ellos se entrevén dos zonas importantes en las que actuar: la primera es la cubierta con su estructura de acero y madera; la segunda se trata del perímetro inmediato de la iglesia con su recomposición y recuperación del recorrido vertical. En esta interpretación de la planta del estado final de la intervención se pueden entrever por sus lenguajes distintos; por un lado los rallados y texturas de teja y terrazas rodeadas del blanco -represtación poco clara- de los muros y por el otro la triangulación de los pavimentos, el despieze de granitos y basaltos y las chapas de acero y el mobiliario.

propuesta-tecnica-recuperacion-iglesia-lorca-murcia-dibujo-planta-estudios

El pasado día 15 de octubre nos desplazamos a Lorca y realizamos una visita a la Iglesia de Santa María y a los barrios altos. Éste es un entorno complicado tanto desde el punto de vista social como del topográfico. Fortísimas pendientes, escalinatas, bancadas, curvas, muros y contrafuertes de contención, etc. se mezclan con algo usual en esta zona de los barrios altos de Lorca: exclusión social, drogadicción, delincuencia e infravivienda junto a la zona de intervención. Con todos estos temas y muchos más estamos trabajando: el clima, la accesibilidad, las diferentes zonas de implantación, las dificultades del entorno o la relación entre los diferentes volúmenes interiores y exteriores.

Acerca de las diferentes fuentes de información histórica, arqueológica y artística destacamos en este caso los informes arqueológicos que fueron publicados en la Revista Alberca de la Asociación de Amigos del Museo Arqueológico de Lorca y -como curiosidad- un fabuloso video casero con una información muy interesante acerca de la historia de la iglesia. Su autor es Mariano Hernández Pérez y en su canal de Youtube tiene otros muchos videos sobre otros monumentos y zonas de interés de Lorca.